Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

Entrada destacada

Segun científicos podrían existir exoplanetas mejores que la Tierra para albergar vida

El objetivo de un estudio realizado por astrónomos, era identificar océanos en exoplanetas que tienen mayor capacidad para albergar una vida...

La jovencísima amante de Luis XV de Francia por la que Giacomo Casanova también perdió la cabeza

Giacomo Casanova es sobradamente conocido por encarnar a uno de los mayores seductores y libertinos de la Historia, atribuyéndosele una cantidad incalculable de amantes y mujeres a las que, supuestamente, sedujo.

 

Hoy en día ya se sabe con certeza que no fueron tantas como él alardeó en sus memorias y que un buen número de ellas se dedicaban a la prostitución, por lo que poca seducción había en esas relaciones.

Casanova coincidió en el tiempo (mediados del siglo XVIII) con otro de los personajes a quien se le ha atribuido docenas de amantes (casi todas ellas jovencísimas) y que tampoco las consiguió por sus dotes de seducción sino por su poder, ya que se trataba del rey Luis XV de Francia.

Ambos personajes no solo tuvieron en común ese afán por mantener relaciones amorosas con infinidad de mujeres sino que también hay una jovencísima muchacha (era casi una niña) que fue convertida en amante de ambos: Marie-Louise O’Murphy.

Hija de una desestructurada familia (sus progenitores fueron llevados a prisión acusado de chantajista su padre y prostitución la madre) era la menor de cinco hermanas (más dos chicos), cuyas circunstancias familiares habían obligado a tener que ejercer el mismo oficio que la matriarca.

El seductor veneciano conoció a la jovencísima Marie-Louise de forma casual, tras asistir a una famosa feria, en Saint-Laurent, en donde Victoire, una de las hermanas O’Murphy, había ido a trabajar como actriz (además de ejercer como cortesana con los visitantes).

Algunas fuentes indican que por aquel entonces Marie-Louise contaba con trece años de edad y en otras señalan que ya había cumplido los quince. El caso es que, a pesar del aspecto sucio y desaliñado que presentaba la muchacha, Casanova quedó prendado de ella (y mucho más tras haberse dado un baño y verla totalmente desnuda).

Resultado de imagen para Marie-Louise O’Murphy

Según relató años más tarde, Casanova pidió a un retratista conocido suyo que la dibujara, ya que quería guardar un recuerdo de tan primorosa belleza. Y parece ser que dicho retrato fue a parar, poco tiempo después, a manos del rey Luis XV, quien también quedó fascinado por lo que calificó como ‘belleza angelical’ de la muchacha y ordenó que la localizasen y la llevaran ante su presencia.

El monarca decidió que la joven Marie-Louise debía formar parte de su extensa colección de amantes comandadas por su favorita principal Jeanne-Antoinette Poisson(universalmente conocida como Madame de Pompadour). Cabe destacar que, aunque Jeanne era una adulta de treinta años de edad, al rey le atraían sobre todo las jovencitas (denominadas en los escritos como ‘niñas-amantes’) y ello era en gran parte por el convencimiento que tenía Luis XV de que si mantenía relaciones sexuales con menores éstas no estarían infectadas de ninguna enfermedad venérea.

El monarca dispuso todo para que la joven Marie-Louise O’Murphy (que pasó a ser conocida con los sobrenombres de ‘Morphise’, ‘Bella Morphise’ e incluso ‘Morphy’) se instalase a vivir en una casa del barrio Parc-aux-cerfs (muy cercano al Palacio de Versalles), además de dotar a la familia de su nueva y flamante joven amante de una generosa pensión económica.

El rey mandó realizar un cuadro de su joven amante a François Boucher, uno de sus pintores predilectos, quien retrató en un óleo sobre lienzo la belleza y juventud de Marie-Louise O’Murphy en el cuadro que tituló ‘Jeune fille allongée’ (y se ha traducido como ‘la joven recostada’) que representaba a la muchacha totalmente desnuda, tumbada en una especie de diván boca abajo pero en una postura que fue calificada como una de las escenas pictóricas más provocativas y eróticas.

También cabe destacar que, a pesar de que se puede apreciar un cuerpo algo formado y voluptuoso, el rostro que aparece en los cuadros (ya que pintó dos versiones prácticamente iguales en 1751 y 1752) se ve claramente que se trataba de una niña y no una mujer (puedes comprobarlo con la imagen que encabeza este post).


Yahoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario