Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

Entrada destacada

Descubren una criatura "jamás vista" a 3.500 metros bajo el hielo de la Antártida

A principios de este 2019 Expedition Antartica comenzó un viaje de 50 días a través del Océano Austral hasta más allá del continente helado ...

Científicos descubren una nueva rama en el árbol de la vida

Los investigadores afirman que se trata de una rama "que ha sido separada durante mucho tiempo, quizás más de 1.000 millones de años", y de la que no se tenía "información en absoluto".

Científicos descubren una nueva rama en el árbol de la vida

Un equipo de científicos de la Universidad de Dalhousie, Canadá, ha realizado un sorprendente descubrimiento. Según precisan en un comunicado, en medio de la suciedad de Nueva Escocia fueron hallados unos organismos microscópicos que representan una nueva rama en nuestro árbol de la vida.

Los investigadores determinaron que estos diminutos organismos, "de apariencia inusual" y llamados hemimastigotes, no encajan en ningún reino clasificado hasta el momento, sean las plantas, los animales o un 'supergrupo' como el que incluye animales y hongos a la vez. El estudio detallado fue publicado en la revista Nature.
"Como un ogro en miniatura"

Los extraños organismos son descritos por los especialistas como "protistas eucariotas con dos filas de flagelos". Eucariotas, según el estudio, significa que las especies tienen células complejas como los humanos, mientras que protistas significa que no son animales ni plantas ni hongos.

Los hemimastigotes son unicelulares y utilizan los flagelos para moverse y capturar otros microbios que consumen como presas.

Se detalla que los científicos hallaron dos especies diferentes de hemimastigotes. Una se denominada Spironema, que se había observado microscópicamente y solo unas pocas veces desde el siglo XIX. Sin embargo, su clasificación siempre ha sido un misterio para la ciencia.

La segunda especie es totalmente nueva y aún no ha recibido un hombre. El equipo propone denominarla Hemimastix kukwesjijk, que rinde homenaje a los micmac, que habitaron Nueva Escocia. En su folklore, Kukwes es un "ogro voraz y peludo". El equipo afirma que este microbio depredador en realidad se ve y se comporta "como un ogro en miniatura".
"Una nueva puerta para comprender la evolución de las células"

"De nuestros análisis quedó claro que los hemimastigotes no pertenecían a ningún grupo conocido a nivel del reino", señaló uno de los investigadores, Alastair Simpson. "Esta pequeña colección de organismos es un grupo completamente nuevo a ese nivel", agregó, indicando que "es una rama del árbol de la vida que ha estado separada por mucho tiempo, quizás más de 1.000 millones de años, y no teníamos información sobre ella en absoluto".

El comunicado señala que el hallazgo ofrece información muy importante acerca de cómo han evolucionado durante los últimos 1.000 o 2.000 millones de años células complejas de animales, plantas, hongos, algas y protozoos. Según afirman los especialistas, el descubrimiento "abre una nueva puerta para comprender la evolución de las células complejas y sus antiguos orígenes, mucho antes de que emergieran los animales y las plantas en la Tierra".

¿En qué consiste el huracán de materia oscura que se dirige hacia el Sistema Solar?

Los propios investigadores responsables del estudio lo han llamado así, “huracán de materia oscura”, y ante una denominación tan jugosa no es de extrañar que hayan aparecido incontables titulares en los medios, convirtiéndose además en una de las publicaciones científicas más interesantes de toda la semana. 


Contactamos con Francis Villatoro, físico, matemático y uno de los científicos más conocidos en la red, para entender con detenimiento en qué consiste este torrente de materia oscura que se dirige hacia nuestro vecindario solar.

“Para empezar no nos dejemos confundir por ‘huracán de materia oscura’, el término elegido para denominar este fenómeno, recordemos que la materia oscura es materia transparente que nos atraviesa de forma continua sin que notemos absolutamente nada (como ocurre con los neutrinos)”, apunta Villatoro.

La materia oscura es una de las grandes desconocidas de la Física actual, compone una gran parte de todo lo que existe en el Universo y aún así no podemos verla o detectarla directamente. Sabemos que está ahí por los efectos gravitacionales que tiene sobre otros grandes objetos estelares y galaxias pero apenas sabemos nada de su composición.

Una forma sencilla de explicar qué es la materia oscura sería imaginar una habitación oscura con un colchón. Estamos sentados en el colchón y aunque no podemos ver nada, sí podemos sentir cuando alguien se sienta en él. Hasta ahora no hemos conseguido detectar o ver directamente materia oscura, ni tampoco sabemos de qué está compuesta, pero al igual que el colchón del ejemplo, podemos detectarla porque afecta gravitatoriamente su entorno.

Para entender en profundidad qué significa este trabajo publicado tenemos que comenzar nuestro artículo volviendo atrás hace algunos años. En 2013 se lanzó el Telescopio espacial GAIA de la Agencia Espacial Europea cuyo objetivo era realizar un catálogo de aproximadamente mil millones de estrellas de nuestra galaxia. El trabajo de GAIA nos está proporcionando datos muy interesantes de las estrellas que se encuentran a nuestro alrededor.

“Gracias a este mapa estelar de GAIA, estamos descubriendo que existen grupos de estrellas que se comportan de manera algo extraña. Los científicos buscan estrellas que se mueven muy rápido o estrellas que se desplazan en el sentido contrario al que se mueve el sol y la mayoría de estrellas en nuestra Vía Láctea”, explica Villatoro.

“En este caso, se trata de estrellas que rotan alrededor del centro galáctico en la dirección contraria que el resto. Este tipo de estrellas suelen moverse en grupos y durante estos últimos cuatro años ya hemos detectado varios de ellos”.

Los científicos los han denominado “chorros de estrellas” y uno de los equipos que ha detectado estas agrupaciones de estrellas que se mueven “a contracorriente” ha utilizado los datos de GAIA (DR1) complementándolos con datos del mapeado del cielo de SLOAN (es un clásico mapa de estrellas). De esta manera, combinando ambos datos se han descubierto cuatro estructuras asociadas claramente a chorros de estrellas (S1, S2, S3, S4).

Yahoo

Rocas "inusualmente radioactivas" derriten una enorme masa de hielo bajo la Antártida

Investigadores hallaron una zona donde el hielo, por debajo de una gruesa capa gélida, se derrite "inesperadamente rápido".

Rocas "inusualmente radioactivas" derriten una enorme masa de hielo bajo la Antártida

Especialistas de la Investigación Antártica Británica (BAS, por sus siglas en inglés) descubrieron que cerca del Polo Sur ha desaparecido una enorme área de hielo, debido a un flujo de fuerte calor geotérmico que se encuentra debajo de la helada superficie. El estudio en cuestión fue publicado en la revista Scientific Reports.

En un comunicado se explica que el equipo de investigadores –liderado por Tom Jordan– halló una zona donde el hielo, por debajo de una gruesa capa gélida, se derrite "inesperadamente rápido".

Al observar a través de tres kilómetros de hielo con ayuda de un radar, establecieron que allí ha desaparecido un área de hielo equivalente en extensión al doble del área metropolitana de Londres. Asimismo, determinaron que el culpable es "una cantidad inusual de calor geotérmico" que proviene desde más abajo aún.

Se cree que la fuente de este calor es una combinación de rocas inusualmente radioactivas y de agua calienteproveniente de la profundidad del subsuelo. Según los científicos, el calor derrite la base de la amplia capa gélida, cuyo deshielo se escurre por debajo y llena los lagos subglaciales.

"El proceso de derretimiento que observamos probablemente ha estado ocurriendo durante miles o incluso millones de años, y no está contribuyendo directamente al cambio de la capa de hielo", comentó Jordan. Sin embargo, agregó, "en un futuro la presencia de agua adicional en el lecho de la capa de hielo puede hacer que esta región sea más sensible a factores externos como el cambio climático".

RT