Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

Entrada destacada

Descubren el sistema planetario compacto más cercano al Sistema Solar

La estrella Gliese 887 tiene el sistema planetario compacto más cercano al Sistema Solar. Esta formado por dos planetas y, posiblemente, un ...

La Tierra fue habitada hace millones de años por monstruosos cocodrilos con dientes del "tamaño de plátanos" que comían dinosaurios

"Estos especímenes que hemos examinado revelan un depredador monstruoso y extraño", afirma el paleobiólogo de vertebrados Adam Cossette, autor principal del estudio.

Imagen ilustrativa

Un reciente estudio arroja nuevos detalles acerca de los deinosuchus, un extinto género de cocodrilos gigantes del periodo cretácico tardío en América del Norte. La investigación, publicada a finales de julio en la revista Journal of Vertebrate Paleontology, ha permitido a los expertos corroborar que se trata de los cocodrilianos más grandes que se hayan conocido, principales depredadores de su entorno y capaces de alimentarse de dinosaurios.

Los científicos, encabezados por el paleobiólogo de vertebrados Adam Cossette, revisaron varias muestras fósiles de estos animales y caracterizaron tres especies, denominadas Deinosuchus hatcheri, Deinosuchus riograndensis y Deinosuchus schwimmeri. Se cree que las dos primeras vivieron en el oeste de Norteamérica —desde lo que hoy se conoce como Montana hasta el norte de México— y la tercera habría habitado a lo largo de la llanura costera del Atlántico, desde Nueva Jersey hasta Misisipi. Estos animales desaparecieron antes de la principal extinción masiva, al final de la era de los dinosaurios, y se desconoce el motivo.

Se sabe que estos cocodrilos medían hasta 10 metros de longitud. Se posicionaron como los más grandes que jamás hayan existido y como principales depredadores entre 75 y 82 millones de años atrás, cuando coexistían junto a los dinosaurios. Incluso, estudios previos de restos craneales y marcas de mordeduras en huesos fósiles habían llevado a los paleontólogos a especular que estos enormes reptiles se alimentaban de aquellas especies. Ahora, la reciente investigación ha confirmado que el Deinosuchus poseía una cabeza y una mandíbula con características suficientes para hacer eso posible. Asimismo, parece haber sido un depredador oportunista y, dado que era tan enorme, casi todo los miembros de su hábitat entraban en su menú; así, se encontraron múltiples ejemplos de marcas de mordeduras hechas por la especie schwimmeri en caparazones de tortugas y huesos de dinosaurios.

"El Deinosuchus era un gigante que debe haber aterrorizado a los dinosaurios que llegaban a la orilla del agua para beber. Hasta ahora se desconocía el animal completo. Estos nuevos especímenes que hemos examinado revelan un depredador monstruoso y extraño, con dientes del tamaño de plátanos", asegura Cossette.

Pese a que el nombre de su género se traduce como "cocodrilo del terror", los recientes hallazgos refuerzan la idea de que estos saurópsidos estaban más relacionados con los caimanes, aunque morfológicamente no eran totalmente parecidos a ninguno de los anteriores. Su hocico era largo y ancho, pero inflado en la parte delantera, alrededor de la nariz, particularidad de la cual se desconoce su función y de la que carece cualquier otro cocodrilo vivo o extinto. "Era un animal extraño. Muestra que los crocodilianos no son 'fósiles vivientes' que no cambiaron desde la era de los dinosaurios. Han evolucionado tan dinámicamente como cualquier otro grupo", afirma el profesor Christopher Brochu, paleontólogo de la Universidad de Iowa (EE.UU.) y coautor de la investigación.

Aunque en el marco de la investigación de Cossette los científicos despejaron ciertas dudas sobre el Deinosuchus y corroboraron algunas particularidades de su estructura ósea, esperan que investigaciones futuras los ayuden a desentrañar otros misterios que les permitan aprender más acerca de esta "increíble criatura".


Hallan un fósil de la “hormiga del infierno” de hace 99 millones de años

Investigadores del Instituto de Tecnología de Nueva0 Jersey (NJIT), la Academia de Ciencias de China (CAS) y la Universidad de Rennes, en Francia, han hallado un impresionante fósil de 99 millones de años de antigüedad que conserva en estado puro un enigmático insecto depredador del período cretácico, una 'hormiga del infierno' (haidomyrmecine), mientras 'abrazaba' a su desprevenida víctima final, un pariente extinto de la cucaracha conocida como 'Caputoraptor elegans'.

Hallan un fósil de la “hormiga del infierno” de hace 99 millones de años


Este prehistórico'encuentro, encerrado en ámbar recuperado de Myanmar, ofrece una visión detallada de una especie de hormiga prehistórica recién identificada, 'Ceratomyrmex ellenbergeri', y presenta algunas de las primeras evidencias directas que muestran cómo ésta y otras hormigas del infierno usaron una vez sus rasgos asesinos, rompiendo sus extrañas, pero mortales mandíbulas en forma de guadaña en un movimiento vertical para sujetar a la presa contra sus apéndices en forma de cuerno.

Según publican los investigadores en la revista Current Biology, el raro fósil que demuestra el modo de alimentación de la hormiga del infierno ofrece una posible explicación evolutiva de su morfología inusual y destaca una diferencia clave entre algunos de los primeros parientes de las hormigas y sus contrapartes modernas, que hoy en día presentan piezas bucales que se agarran moviéndose juntas lateralmente.

Se sospecha que el linaje de las hormigas del infierno, junto con sus sorprendentes rasgos depredadores, desapareció junto con muchos otros grupos de hormigas tempranas durante los períodos de cambio ecológico alrededor del evento de extinción Cretácico-Paleógeno hace 65 millones de años.

"El comportamiento fosilizado es extremadamente raro, especialmente la depredación. Como paleontólogos, especulamos sobre la función de las adaptaciones antiguas utilizando la evidencia disponible, pero ver a un depredador extinto atrapado en el acto de capturar a su presa es invaluable", reconoce Phillip Barden, profesor asistente en el Departamento de Ciencias Biológicas del NJIT y autor principal del estudio.

"Esta depredación fosilizada confirma nuestra hipótesis de cómo funcionaban las piezas bucales de las hormigas del infierno --prosigue--. La única forma de capturar a las presas en tal disposición es que las piezas bucales de las hormigas se muevan hacia arriba y hacia abajo en una dirección diferente a la de todas las hormigas vivas y casi todos insectos".

"Desde que se descubrió la primera hormiga del infierno hace unos cien años, ha sido un misterio por qué estos animales extintos son tan distintos de las hormigas que tenemos hoy”, agrega Barden. “Este fósil revela el mecanismo detrás de lo que podríamos llamar un 'experimento evolutivo', y aunque vemos numerosos experimentos de este tipo en el registro fósil, a menudo no tenemos una imagen clara del camino evolutivo que los condujo a ellos".

Sobre la diversidad de las hormigas del infierno y su 'tocado', el equipo de Barden sugiere que las adaptaciones para la captura de presas probablemente expliquen la rica diversidad de mandíbulas y cuernos observados en las 16 especies de hormigas infernales identificadas hasta la fecha.

Algunos taxones con cuernos alargados y desarmados como 'Ceratomyrmex' aparentemente agarraron presas externamente, mientras que otras hormigas infernales como 'Linguamyrmex vlad' (o Vlad el Empalador') descubierto por Barden y sus colegas en 2017, se creía que usaban un cuerno reforzado con metal en su cabeza para atrapar a la presa: un rasgo potencialmente utilizado para alimentarse del líquido interno (hemolinfa) de los insectos.

Barden cree que los primeros ancestros de las hormigas infernales habrían ganado primero la capacidad de mover sus piezas bucales verticalmente. Esto, a su vez, integraría funcionalmente las piezas bucales y la cabeza de una manera exclusiva de este linaje extinto.

"La integración es una poderosa fuerza de conformación en la biología evolutiva --continúa--. Cuando las partes anatómicas funcionan juntas por primera vez, esto abre nuevas trayectorias evolutivas a medida que las dos características evolucionan en concierto".

Según asegura, "las consecuencias de esta innovación en el movimiento de la boca con las hormigas del infierno son notables. Si bien las hormigas modernas no tienen cuernos de ningún tipo, algunas especies de hormigas del infierno poseen cuernos cubiertos con dientes dentados, y se sospecha que otras como Vlad han reforzado su cuerno con metal para evitar que su propia mordida se empale", añade.

Para explorar más, los investigadores compararon la morfología de la cabeza y la boca de 'Ceratomyrmex' y varias otras especies de hormigas infernales (como el tamaño de la cabeza, el cuerno y la mandíbula) con conjuntos de datos similares de especies de hormigas vivas y fósiles.

El equipo también realizó un análisis filogenético para reconstruir las relaciones evolutivas entre las hormigas cretácicas y modernas. Sus análisis confirmaron que las hormigas del infierno pertenecen a una de las primeras ramas del árbol evolutivo de hormigas y son los parientes más cercanos de cada una.

Además, la relación entre la morfología de la mandíbula y la cabeza es única en las hormigas infernales en comparación con los linajes vivos como resultado de su comportamiento especializado de captura de presas. Los análisis también demostraron que los cuernos alargados evolucionaron dos veces en las hormigas del infierno.

Si bien el fósil finalmente proporcionó al laboratorio de Barden respuestas más firmes sobre cómo funcionó esta clase de depredadores de hormigas perdida hace tanto tiempo y encontró éxito durante casi 20 millones de años, persisten preguntas como qué llevó a que estos y otros linajes se extinguieran mientras las hormigas modernas florecían en los insectos ubicuos que conocemos hoy.

El equipo de Barden ahora está tratando de describir especies de nuevos depósitos fósiles para aprender más sobre cómo la extinción impacta a los grupos de manera diferencial.

"Más del 99% de todas las especies que han vivido alguna vez se han extinguido --recuerda--. A medida que nuestro planeta se somete a su sexto evento de extinción masiva, es importante que trabajemos para comprender la diversidad extinta y lo que podría permitir que ciertos linajes persistan mientras otros abandonan. Creo que los insectos fósiles son un recordatorio de que incluso algo tan ubicuo y familiar como las hormigas tienen en extinción".

Fuente: 
RPP

Hallazgo sugiere que los humanos habitaron América antes de lo pensado

Una investigación en una cueva del norte de México encontró evidencias de que los humanos habitaron la zona hace 30.000 años, lo que sugiere que llegaron a América del Norte 15.000 años antes de lo que se pensaba, publicó este miércoles la revista Nature.

Hallazgo sugiere que los humanos habitaron América antes de lo pensado

De acuerdo con la publicación, un equipo de la Universidad Autónoma de Zacatecas ha estado excavando desde 2012 la cueva de Chiquihuite, a 2.740 metros sobre el nivel del mar, en las montañas Astillero, donde encontraron casi 2.000 herramientas, de las cuales 239 tenían capas de grava de entre 25.000 y 32.000 años.

La "opinión generalizada" hasta este hallazgo es que la población en América llegó hace 15.000 o 16.000 años desde Asia.

Este dato se basaba en hallazgos encontrados en el Monte Verde II de Chile, fechados en 14.000 años.

Según Nature, el director de la nueva investigación, Ciprian Ardelean, cree que la cueva fue visitada "ocasionalmente", ya que son pocas las herramientas antiguas que se encontraron.

"Tal vez utilizado como refugio cada pocas décadas, durante inviernos particularmente severos", relata la publicación, que recuerda que hace 26.000 años América del Norte había sido un "lugar peligroso" por la última edad de hielo.

De acuerdo con los investigadores, la cueva Chiquihuite está "bien aislada y podría haber proporcionado refugio a cualquier humano" frente a las tormentas de nieve.

No obstante, esta investigación no está exenta de polémica.

Un equipo de genetistas dirigidos por Eske Willerslev en la Universidad de Copenhague buscaron ADN humano antiguo en la tierra de la cueva, pero no encontraron nada.

Además, Nature contrastó los resultados con François Lanoë, arqueólogo y antropólogo de la Universidad de Arizona, quien advirtió que las herramientas halladas "podrían haberse desplazado a capas más profundas por la actividad geológica" y por eso tienen capas de grava superiores a los 25.000 años.

Por su parte, Ardelean admitió que algunas de las herramientas podrían haberse desplazado a capas inferiores, aunque sostuvo que las 239 más antiguas están "debajo de una capa impenetrable de lodo formado durante la altura de la última edad de hielo".

EFE / MV

Genetistas logran secuenciar por primera vez un cromosoma humano completo

Tras dos décadas del más importante avance en la genética cuando el genoma humano fue secuenciado, científicos lograron ahora decodificar un cromosoma humano de extremo a extremo, lo que marca un hito en el estudio del ADN.


Un importante paso en la ciencia fue el que lograron científicos de varias universidades de Estados Unidos y el Reino Unido. Los genetistas involucrados en el estudio consiguieron secuenciar por primera vez un cromosoma humano completo.

“Después de dos décadas de mejoras, el genoma humano de referencia actual (GRCh38) es el genoma vertebrado más preciso y completo jamás producido. Sin embargo, no se había terminado un cromosoma de extremo a extremo, y persisten cientos de lagunas no resueltas”, dicen los científicos en el documento del estudio.

El estudio y mapeo del genoma humano ha visto grades avances en las últimas décadas, pero todavía quedan algunos nichos por explorar. Con la investigación publicada este martes 14 de julio en Nature, se disipa uno de los más esperados por la ciencia.

Luego de años de estudio, finalmente los genetistas lograron desentrañar un cromosoma utilizando diversas técnicas y tecnología. “Esto fue posible gracias a la secuenciación de nanoporos de alta cobertura y lectura ultra larga del genoma completo de mola hidatidiforme CHM13, combinado con tecnologías complementarias para la mejora y validación de la calidad”, agregan en el informe.

Esto quiere decir que, por primera vez, los científicos pudieron explorar secuencias completas y ultra largas del cromosoma. Anteriormente, solo podían ver secciones cortas a la vez y luego juntarlas como en un rompecabezas lo que limitaba el conocimiento y estudio genético.

Según el comunicado, esto fue posible gracias a avances previos en el conocimiento del cromosoma X humano, gracias a lo cual pudieron reconstruir la matriz de AND necesaria para dar con el nuevo hallazgo.

“Estas nuevas secuencias se integrarán en futuras versiones del genoma de referencia humano. Además, un cromosoma X completo, combinado con los datos de nanoporos ultralargos, nos permitió mapear patrones de metilación a través de complejas repeticiones en tándem y conjuntos de satélites por primera vez”, indicaron.

Con estos resultados, se abre el camino en el campo de la genética para secuenciar el resto de los cromosomas humanos, un hito histórico en el avance de la ciencia.

“Nuestros resultados demuestran que terminar el genoma humano completo está ahora al alcance y los datos presentados aquí permitirán los esfuerzos continuos para completar los cromosomas humanos restantes”, aseguraron los investigadores.

Futuro 360